Constructor de Paraisos

Por Patricia Medina
Leer: Isaías 51:3
Los cactus, el abrazador calor y la aridez de un desierto, no son más que tierra fértil para que se produzcan los milagros de Dios en nuestras vidas; Suena paradójico, pero para los que andamos en el Espíritu las cosas funcionan así. Es posible que hoy te encuentres atravesando un desierto, pero fíjate bien, eso es sólo hoy; Mientras lo atraviesas, tu Padre celestial, que te ama, está construyendo paraísos para ti; De manera que, llora como quien recibirá consolación, ora como quien ha de tener una respuesta, sufre como quien esta seguro de la promesa expresada en Romanos 8:28: todo obra para bien; Entonces, al salir de ese desierto disfrutarás de los paraísos que tu Padre Dios haya construido para ti, Felicidades!

No hay comentarios:

Publicar un comentario