Eres Especial Para Dios


Por Nancy Elsevyf
Cuantas mujeres no se han  visto ansiosas y desesperadas,  entendiendo que están  obligadas a aferrarse a cosas materiales y entregarse al individuo equivocado,  porque entienden que de esa manera adquieren valor.

En ese andar se pierde la moral y la dignidad, pues se brindan al primero que las mira, pero solo encuentran quienes no la valoran y les mienten para conseguir lo que desean, una noche de placer y nada mas.

Cuando eso sucede, anhelante de amor, se entregan sin pensar y luego quedan mucho más vacías y dañadas que cuando iniciaron el día.

Anhelando en su corazón, quien las valore, quien las sepa querer, quien no solo pida, quien las haga vivir, quien llene ese vacío existencial que abruma su vida y que no las deja ver más allá de sus narices.

Tengo algo que decirte querida amiga, ese alguien a quien buscas esta mas cerca de ti y esta mas atento a ti, de lo que te imaginas, esta anhelando el acercarse a ti para darte el valor y amor que mereces, para llenar ese vació que con nada has logrado llenar, ni con ropas ni con prendas, ni con amigos, ni con hijos, ni con bebidas, comidas o bienes materiales.

Ese alguien se llama Jesús, quien quiere entrar en tu vida y llenarte de paz, amor bondad, mansedumbre, templanza, quien desea llenarte por completo para que no sigas vagando por la vida, buscando algo que no vas a encontrar en esta tierra, a menos que le abras tu corazón a la verdad y a la libertad, que se llama Jesús.

Citando a nuestro pastor, hoy no te vengo a invitar a que entres en una religión ni nada por el estilo, te vengo a invitar a que dejes entrar a Jesús en tu vida y que puedas experimentar esa llenura que tanto anhelas, una llenura que no dejara espacio vació alguno que permita que entre ningún sentimiento de dolor ni frustración, ni desesperanza, esa llenura que solo Dios puede dar.

Isaías 54 del versículo 4 en adelante, registra lo siguiente:  “No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria.  54:5 Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.  54:6 Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, y como a la esposa de la juventud que es repudiada, dijo el Dios tuyo.  54:7 Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias.  54:8 Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tu Redentor.”

El es todo un caballero, que no te va a obligar a nada, quien en vez de exigir te va a proponer y esperara a que aceptes para bendecirte.

El te invita a que vivas una vida digna, correcta, y plena.  Te invita a que camines con el, pues nunca te dejara sola, que cenes con el,  a cambio de nada, lo único que te pide es que le creas y que le abras tu corazón.

Fíjate algo, es tan hermoso lo que sientes cuando Jesús entra en tu corazón, que en vez de no quererlo compartir con nadie, como hacemos cuando tenemos una pareja, como debe  ser, anhelamos que los demás también lo conozcan y puedan experimentar esa llenura tan especial y extraordinaria que solo Dios puede dar.

Sabes algo, cuando le abres tu corazón a Jesús, experimentas algo especial, que se va multiplicando a medida que lo vas conociendo mas.  No vayas a pensar, que pasa como el amor a primera vista que te vuelve loca y  creer que será para toda la vida, pero en el camino suceden cosas que cambian ese panorama.

No, no, en este caso a medida que lo vas conociendo te vas enamorando mas y mas y vas de gloria en gloria, pues a medida que vas intimando con El, te das cuenta de su extraordinaria y maravillosa existencia.

Lo especial que es, lo dulce, detallista, abnegado, perseverante, amoroso, delicado, caballeroso, preocupado, suplidor, aun de lo mas mínimo y de lo que menos imaginas  el pueda estar pendiente, el simplemente lo hace.

Quien  conoce tus gustos hasta antes de tu expresarlos, pues el te creo, te eligió desde que estabas en el vientre de tu madre, quien desde antes de la fundación del mundo sabia el propósito para ti en la vida.

Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Dios es  nuestro amado, nuestro amigo, nuestro compañero, nuestro pronto auxilio, nuestro creador, dador de vida, plena, en abundancia. Ese ser extraordinario, maravilloso que nos creo.

1 comentario: