Sobreviviente explosión en Texas dice Dios estaba allí protegiéndolos


Del paisaje dantesco dibujado por la explosión sobresale el esqueleto de la residencia de ancianos, que estaba a unos 500 metros de la planta de fertilizantes.
El director del centro había ordenado evacuarlo al percatarse de la gravedad del incendio que precedió a la deflagración.
La enfermera Lola Millhollin nunca olvidará lo que ocurrió después: “cuando ocurrió miré a mi alrededor y todo eran escombros, todo se había venido abajo, las paredes, el techo… las ventanas había volado. Estoy contenta porque sé que Dios estaba allí protegiéndonos de la mayor calamidad que podría tener sucedido”.
Durante horas, los bomberos han buscado supervivientes bajo montañas de escombros. Hay muchos desaparecidos, algunos de los cuales eran compañeros a los que la explosión sorprendió mientras trataban de sofocar el incendio. Cristianodigital.net




No hay comentarios:

Publicar un comentario