El Ocaso de otro dia


Otro día se acuesta, otro día que cumple su propósito en Dios. Gracias, Señor amado por otro día de vida, ayúdame a cumplir todo tu consejo en él, así como en este día sucedieron todos los hechos que así tu dispusiste. Que en la aurora, los tiernos años de mí temprana niñez, te busque, que en el sol de medio día, mis años de adolescencia, me acuerde de tí y que al ponerse el sol, en el ocaso de mis días, confíe en tu fidelidad y que aún mis grises cabellos te alaben. Amén!
Por Patricia Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario